Uncategorized

¡No tengo confianza! No la encuentro por ninguna parte…y eso que desayuno con mi taza “Tu puedes con todo”

Últimamente se escucha mucho esta frase… parece que la confianza es la pócima mágica que todos estamos esperando que nos regalen. Párate un momento a pensar que es LA CONFIANZA para ti. Es una palabra que tiene mucho poder, pero también puede limitarte. Haber si te suenan estas frases… no me salió bien el partido porque no tengo confianza, no me subo a 10 porque no confio y tengo miedo, el entrenador no confía en mí y no me saca, los jueces no me puntuarán bien, nado mejor las pruebas de relevos porque confio más en mis compañeros..etc. ¿te suenan? ¿estos pensamientos te acercan o te alejan de tu objetivo?

Piensa en aquellas cosas quieres que se base tu confianza. Aquí te dejo algunas preguntas para que puedas reflexionar y apuntar todas aquellas respuestas que creas que te pueden servir, si luego las ves escritas y las lees con el tiempo… créeme….te hará sentirte bien y te ayudará a alcanzar tus objetivos.

Como deportista ¿qué te hace confiar en tí?

¿Qué cosas haces bien?

¿Cuántas cosas has superado en tu vida y cómo lo has hecho? ¿Las dificultades te han hecho más fuerte?¿en qué lo notas?

        Saca siempre los aprendizajes y la parte constructiva.

                Busca cosas que dependan de tí.

Sigue  pensando las siguientes preguntas…

¿Que cosas te hacen ganar seguridad?

¿Que  te hace ir seguro a una competición?

¿ Y en el entrenamiento?

¿Cuales son tus puntos fuertes como deportista? ¿ y como persona? Recuerda que eres EL MISM@.

¿ Que puedes hacer cada día?

La confianza se entrena todos los días. No te quedes con ” mi confianza se tambalea, la he perdido o tengo muchísima…” tradúcela, concreta que significa para tí y cambia la forma de verte.

¿ Ya sabes que te hace ganar seguridad? ¿ cuando empiezas a trabajarlo?

Sandra Tabasco

www.stpsicologia.es

Anuncios
Uncategorized

¿ Cuanto influye tu estado de ánimo en tu rendimiento deportivo?

No todos los días vamos al entrenamiento con las mismas ganas y motivación. Siempre va  a ver algún día que prefirieses quedarte durmiendo, estudiando, con los amigos..o simplemente descansando. Lo importante es que si has conseguido superar esta pereza y si que decides ir a entrenar intentes cambiar “el chip“, el estado de ánimo y sacar del entreno lo máximo posible.

Lo importante no es cuantas ganas tengas de empezar, sino que  vas hacer para realizar un buen entrenamiento y no ” pasar” y solo  ” flotar” en  nuestro caso en el agua.

Muchas veces vamos con muchas ganas y  a mitad de entreno se diluyen.  Otras veces puedes encontrarte triste bien porque te ha pasado algo o bien porque te sientes así o simplemente porque estas en esta época maravillosa de altibajos emocionales llamada adolescencia. El intentar hacer un esfuerzo por ir a entrenar y hacer un buen entreno es mucho. ¿Pero se puede ?.  ¿ tu que crees?

 Bien.. ahora..¿Cómo? Pregúntate que has hecho en otras ocasiones cuando no tenías ganas, tenías un entreno importante y conseguiste acabar bien. Busca en tu memoria cosas que te sirviesen.  ¿Conseguiste hacer cosas para cambiar tu estado de ánimo? ¿ cambiaste el no me apetece, no me apetece, no me apetece..por venga… voy a intentarlo, por ejemplo?. Esta es la lucha psicológica que tenemos y que muchas veces lo intentamos y no nos sale. Si no lo has conseguido nunca… es bueno que sepas que todo es entrenable. Piensa que cosas puedes hace, escríbelas en un papel y ponlas en práctica A partir de ahora cuenta las veces que sí que puedes.

 Ahora..Puede pasar que en una competición te levantes ” con mal pie”, o tu estado de ánimo sea bajo?.. si entrenas cada día esto te resultará más fácil hacerlo en competición.

Recuerda… todo o casi todo es entrenable. ¿ lo intentas?

Sandra Tabasco

http://www.stpsicologia.es